Omite el contenido
Navega hacia adelante para acceder a los resultados sugeridos

    Conoce al Consejo asesor de anfitriones: Susan Bailey

    Descubre cómo su afición se convirtió en un negocio y conoce los planes del consejo para 2021.
    Por Airbnb el 13 de ene. de 2021
    Lectura de 4 min
    Actualizado el 19 de ene. de 2021

    Destacados

    • Gracias a la idea que le dieron sus hijos, Susan empezó a hospedar en Airbnb.

    • Pudo contribuir a mantener a su familia con los ingresos que ganó y descubrió una nueva trayectoria profesional.

    • Como miembro del Consejo asesor de anfitriones en Airbnb, nos cuenta cuáles son los planes para este año.

    Con 17 miembros procedentes de 14 países y cinco continentes, el Consejo asesor de anfitriones está formado por un grupo diverso de personas que trasladarán los intereses de la comunidad internacional a Airbnb para que los tengamos en cuenta a la hora de planificar y tomar decisiones en 2021. Cada mes hablaremos de uno de los miembros del Consejo asesor de anfitriones y compartiremos las últimas novedades de este órgano.

    Susan Bailey se convirtió en anfitriona en Airbnb por casualidad. Cuando se mudaron a Denver, Colorado, ella y su marido decidieron conservar la vivienda que tenían en Long Beach, California, por si cambiaban de opinión y decidían volver.

    Acabaron quedándose en Colorado, pero no se deshicieron de su casa en el sur de California: se la rentaron a la misma pareja durante 19 años, hasta que se fueron de la zona para comprar su propia casa. Entonces, Susan empezó a remodelar la propiedad para que su familia la pudiera utilizar cuando visitaban a sus parientes de Long Beach. “Realmente nunca tuve la intención de rentarla”, afirma.

    Pero entonces el padre de Susan enfermó y su madre necesitaba ayuda económica para cubrir los costos de sus cuidados. Y a sus hijos se les ocurrió una idea: anunciar en Airbnb la vivienda que tenían en Long Beach y la casita que había justo detrás para darle esos ingresos a su abuela.

    Lo que Susan no se imaginaba era que aquello sería el inicio de un nuevo trabajo que al final le permitiría dejar su puesto en la industria tecnológica para centrarse en su nueva pasión por la hospitalidad.

    Sigue leyendo para conocer más detalles sobre la experiencia de Susan como anfitriona, su puesto en el Consejo asesor de anfitriones y los planes que tiene previstos este órgano para el próximo año.

    La alegría de un nuevo camino profesional

    “Mi modesto esfuerzo por ayudar a mis padres dio lugar a un pequeño negocio”, dice Susan. La casa de Long Beach y la casita que había detrás tuvieron tanto éxito que Susan y su marido compraron otra propiedad en Seattle para que viviera su hija. Además de la vivienda principal, tenía una cabaña detrás que podían anunciar en Airbnb.

    Aunque las rentas de sus propiedades en California y Washington iba bien, Susan no había pensado en ofrecer estancias cortas en Colorado. “Luego comencé a renovar casas para otras personas, una para un familiar y otra para un amigo”, relata. “Sus propiedades están compuestas por una casa, que es donde viven ellos, y una vivienda anexa, que es el alojamiento que yo arreglé y que administro”.

    Al final, Susan decidió renunciar a sus 33 años de éxito como ejecutiva de ventas y marketing en la industria tecnológica para centrarse en sus propiedades en Airbnb. “Mi hija me dice que mi pasatiempo se convirtió en mi trabajo. Y la verdad es que a lo que me dedico ahora me hace muy feliz, más de lo que me habría imaginado nunca. Me encanta mi trabajo”.

    Ayudar a los demás en tiempos de crisis

    “Acababa de terminar la remodelación de una casa preciosa en Colorado para mi hija, quien se iba a mudar de Seattle a Denver”, cuenta Susan. “Recibí una llamada de un empleado de Airbnb que me preguntó si a la mañana siguiente podía recibir en mi alojamiento a un hombre de Yemen, que era perseguido en su país por ser gay.”

    Aunque Susan todavía no había terminado de instalar los electrodomésticos, le hizo mucha ilusión participar en el Programa Open Homes en Airbnb, que ahora se ha convertido en Airbnb.org, una organización sin fines de lucro que ayuda a encontrar alojamiento para las personas que lo necesitan en momentos de crisis.

    “Fue el inicio de un viaje que me llevó a hospedar a siete familias de refugiados procedentes de cinco países distintos en un periodo de seis meses. Todavía sigo en contacto con todos ellos”, cuenta Susan. “Creo que esa ha sido mi experiencia más satisfactoria que he vivido como anfitriona. Conocer todas las dificultades a las que se han enfrentado para reconstruir sus vidas con el fin de encontrar libertad y seguridad ha sido toda una lección para mí y me ha ayudado a crecer como persona”.

    Conocer a los demás miembros del Consejo asesor

    “Me encanta que los miembros del consejo sean personas tan interesantes de países y culturas diferentes que reciben con los brazos abiertos a tantos huéspedes distintos”, afirma Susan.

    Aunque cada miembro aporta experiencias y objetivos únicos al grupo, Susan tiene la esperanza de que el Consejo asesor pueda hablar con una sola voz que represente a los anfitriones e influya en las políticas de Airbnb a través de las conversaciones con los ejecutivos de la empresa.

    “Las necesidades de los huéspedes cambian continuamente y nosotros nos fijamos en cuestiones que podrían ser muy importantes si se comparten en un contexto multicultural”, dice.

    Los planes del Consejo asesor de anfitriones

    Susan ya forma parte de tres consejos de organizaciones in fines de lucro y le emociona mucho su nuevo papel como miembro del primer Consejo asesor de anfitriones en Airbnb.

    “Soy partidaria de establecer objetivos ambiciosos pero alcanzables y creo que se pueden lograr metas importante”, dice Susan. “En mi opinión, tenemos el deber de aspirar a algo muy grande”.

    Esto es lo que el consejo tiene planeado para este año:

    • Crear comités que se centren en cuestiones relevantes como la sostenibilidad, la diversidad y la importancia de que todo el mundo sienta pertenencia, así como en apoyar a los anfitriones con nuevas herramientas y formación.
    • Informar a los anfitriones cada mes sobre los planes y actividades previstos.
    • Fomentar una comunicación interactiva con la comunidad de anfitriones.
    • Desempeñar un papel activo para representar la diversidad de los anfitriones y ayudar a dar forma al futuro de la comunidad de Airbnb.

    Sigue al tanto para saber más sobre del Consejo asesor de anfitriones. Te contaremos las novedades de la reunión mensual del consejo y te presentaremos las recomendaciones de sus miembros.

    La información de este artículo puede haber cambiado desde su publicación.

    Destacados

    • Gracias a la idea que le dieron sus hijos, Susan empezó a hospedar en Airbnb.

    • Pudo contribuir a mantener a su familia con los ingresos que ganó y descubrió una nueva trayectoria profesional.

    • Como miembro del Consejo asesor de anfitriones en Airbnb, nos cuenta cuáles son los planes para este año.

    Airbnb
    13 de ene. de 2021
    ¿Te ha resultado útil?